JULES VERNE

JULES VERNE

jueves, 19 de octubre de 2017

Geografías que perduran en la literatura

Geografías que perduran en la literatura
Aventuras Literarias es una editorial que vende miles de mapas de ciudades que ya no existen


El mapa del Londres de Jane Austen. AVENTURAS LITERARIAS


Las ciudades están vivas. Crecen, cambian y reorganizan sus espacios. Permanentemente. Las urbes terminadas solo son posibles cuando se consigue captar un momento de su historia y -más difícil todavía- plasmarlo y transformarlo en algo palpable. Como los libros, por ejemplo, que dejan en la memoria de los lectores calles y edificios que quizá ya no estén.
El Londres de Sherlock Holmes, el Madrid de Benito Pérez Galdós o el Oviedo de Clarín dibujan en el imaginario de los lectores un mapa que cartografía el difuso espacio entre literatura y realidad. Es en ese terreno donde se mueven Mónica Vacas (Gijón, 1974) y Daniel Castillo (Gijón, 1976) -ella, economista; él, ingeniero de estructuras-, afincados en Segovia, padres de Telmo y fundadores de Aventuras Literarias, un proyecto que nació en 2013 como "pura y dura gestión cultural" y que hoy se ha transformado en una editorial que vende miles de mapas de ciudades que ya no existen, acompañados de una versión digital ampliada y también de las obras en cuestión.
Y todo surgió, como tantas otras veces, por no encontrar lo que uno querría. "Salíamos de viaje y buscábamos una lectura del destino. Había libros de mil formatos, pero no dábamos con el que realmente nos interesaba. Al final, dónde comer o dormir es algo mecánico, y a nosotros nos interesaba la cultura", señalan.


Plano del Madrid de Benito Pérez Galdós.
¿Y qué hace falta para tener ese mapa? "Coger el libro, subrayarlo, diseccionarlo, generar bases de datos, asignar un código a cada localización y apuntar todo, desde libros hasta armas. Después llega el momento de sentarse y decidir en qué año arrancas. Buscamos mapas de la época que sean estéticamente bonitos y que tengan que ver con la obra. Y luego, documentar cada lugar; no todos son evidentes", explica Vacas.
Trabajar con fuentes tan antiguas conlleva muchas horas de trabajo. "La India de Julio Verne fue un infierno. Consultamos atlas y catastros de la época, pero nosotros creemos en la literatura hasta el final. Si Verne dice que ahí había un pueblo que se llamaba de tal manera, es que lo había. Y realmente es así", comenta Castillo, que asegura que uno de los momentos que generaron más felicidad en el proceso fue el de dar con el mismo atlas que usó el autor, identificable por las erratas compartidas. "Un escritor puede crear un mundo, y no tiene que ser necesariamente desde la experiencia", añade.
"Es un trabajo muy riguroso y muy documentado que hace que el mapa se convierta en un objeto al que acompaña una herramienta digital que te sirve para conocer una ciudad desde otro punto de vista", explica Vacas. "Y no nos quedamos con una selección de lugares. En Sherlock Holmes, por ejemplo, están los 119 que aparecen citados en los libros", añade Castillo. Ambos coinciden en definir su labor como "contra industria" y aceptan que requiere cierta pedagogía en las librerías, ya que con el mapa van los libros, "pero nadie va a ir a comprar de golpe todos los libros de Galdós".
Los mapas son, además, un reflejo de la evolución de las ciudades. El verde y abarcable Londres de Jane Austen se convierte, 80 años después, en la oscura ciudad de Sherlock Holmes. "Eran ciudades habitables, ahora las dimensiones no son humanas", comenta Castillo, que añade que "la geografía siempre está presente e identifica a los personajes".
Los nuevos proyectos de Aventuras Literarias se adentran en el ensayo-guía de viaje. El París de Cortázar y el Nueva York de Paul Auster son las primeras. "Aquí planteamos un juego. Son mapas de lectura, pero no son lineales. Permiten al lector escoger su propio camino. Encontrarán todas las referencias de los libros puestas en su contexto".
Quizá lo más difícil sea el compaginar la labor de autor y editor, lo que lleva a veces a situaciones de "tensión editorial no resuelta". ¿Proyectos para el futuro? "Nos encantaría hacer el San Petersburgo de Dostoievski, y también Moby Dick, pero nos asusta".

miércoles, 18 de octubre de 2017

Jules Verne Translations That Don't Stink

Jules Verne Translations That Don't Stink



Shortly after I graduated from college R. Talsorian published their fantasy steampunk RPG, Castle Falkenstein. Having missed out on Space: 1889 when it first came out this was my first steampunk RPG, though I had been exposed to the genre by Gibson and Sterling's novel The Difference Engine (a novel which, though I though I found the setting compelling, I did not particularly care for - must reread some day).
Jules Verne was one of the authors in the inspirational reading section of Castle Falkenstein. Heck, the game also made him into France's scientific advisor, having him responsible for their massive Verne Cannons which formed a sort of nuclear deterrent.
With that in mind, one Sunday afternoon I was at a Barnes & Noble bookstore my new girlfriend (now my wife of nearly 16 years!).  On a whim I decided to pick up a Jules Verne novel. 20,000 Leagues Under the Sea. That night I started reading it, never having read any of his works before but having vague memories of the Disney adaptation of that work. I did not care for it at all. I found it boring, the dialogue awkward. Trying again - at least the Verne books were cheap - I picked up A Journey to the Center of the Earth. (I just realized this was about a year before amazon.com went online - you pretty much had to go to bookstores for your books. It was a nice bonus that Barnes & Noble had coffee bars...)
Move forward to early 2001 when I pick up GURPS Steampunk. It too talked about the awesomeness of Jules Verne. However it also specified which translators you should look for. Curious, I picked up the Naval Institute Press' 20,000 Leagues Under the Sea/Completely Restored and Annotated translated by Walter James Miller and Frederick Paul Walter. And it made a huge difference. I learned what a shoddy job the original 19th century translator had done. Dialoge compressed into summaries. Scientific research done by Verne horribly mistranslated. Much of Verene's humor removed. And anything offense to the United Kingdom removed or changed. With that in mind I began pursuing newer translations of his works. I learned what a masterpiece From the Earth to the Moon was and I journeyed up The Mighty Orinoco River. I haven't come close to completing my reading of Verne but I have made a habit of grabbing good translations when I find them so I have them in my library. With the advent of ebooks many of his books are also available digitally but that presents a problem - sites like amazon.com and bn.com tend to separate the newer translations from the old ones, meaning you have to go through a lot of work to find the right one. Here's a hint - if it is free or 99 cents it is probably not a good translation.
You could run an excellent 19th century game using Verne's works as your primary inspiration. Heck, every once in a while I wonder if it'd be worth it to learn French to read them in their original tongue.
I'd like to offer people some tools to find the better translations. First, there are some specific translators to look for. The two who translated 20,000 Leagues Under the Sea above, Walter James Miller and Frederick Paul Walter, are two of the best Verne translators, sometimes alone and sometimes as collaborators. Other translators to look for include Stansford Luce, Peter Schulman, Edward Baxter, Sidney Kravitz, and William Butcher.
There are three publishing houses who have been putting out a number of excellent Jules Verene translations. First is Wesleyan University Press' Early Classics of Science Fiction. They have published translations for:
  • The Begum's Millions (Verne, Jules, Stanford L. Luce, trans; Arthur B. Evans, ed; Peter Schulman, intro and notes)
  • The Mighty Orinoco (Verne, Jules; Luce, Stanford, trans; Evans, Arthur B., ed.; Miller, Walter James, intro. & notes)
  • Invasion of the Sea (Verne, Jules. Edward Baxter, trans.; Arthur B. Evans, ed. and introd.
  • The Mysterious Island (Verne, Jules. Sidney Kravitz, trans.; Arthur B. Evans, ed.; William Butcher, introd. and notes.)
  • The Kip Brothers (Verne, Jules. Stanford L. Luce, trans. Arthur B. Evans, ed. Jean-Michel Margot, intro and notes)


The University of Nebraska Press' Bison Frontiers of Imagination is another source of several excellent Jules Verne translations. Unlike Wesleyan University's titles I have found a number of these as ebooks. Their catalog includes:
  • The Golden Volcano (translated by Edward Baxter)
  • The Chase of the Golden Meteor
  • Lighthouse at the End of the World  (translated by William Butcher)
  • The Secret of Wilhelm Storitz (translated by Peter Schulman)
  • The Meteor Hunt (translated by Frederick Paul Walter and Walter James Miller)



The third publishing house is Oxford University Press' Oxford World Classics. Their website is a bit confusing but these are readily available at most online bookstores (with e-books for some of them as well). All were translated by William Butcher.
  • The Extraordinary Journeys: Twenty Thousand Leagues Under the Sea (appears to be out of print)
  • The Extraordinary Journeys: Around the World in Eighty Days
  • The Adventures of Captain Hatteras
  • The Extraordinary Journeys: Journey to the Centre of the Earth
There are also some translations which don't fit into a series but are still worth picking up. I'll provide links to the US amazon.com store but they tend to be available elsewhere:
Robin Williams travels through time and takes Jules Verne for a trip...

https://19thlevel.blogspot.com/2012/08/jules-verne-translations-that-dont-stink.html

martes, 17 de octubre de 2017

Vingt mille lieues sous les mers

·         Vingt mille lieues sous les mers


·         Autor(es): Jules Verne
·         Editorial: J. Hetzel, Paris
·         Pág.; ils.; dim.: 434 p : il ; 28 cm.
·         Colección: Bibliothèque d'education et de récréation
·         Idioma: francés
·         Materias: Literatura francesa - S. XIX
·         Personas/Entidades relacionadas: Neuville, de il. / Hildibrand il.
·         Signatura: BC-L-Ver5
·          

https://www.march.es/bibliotecas/repositorio-cortazar/ficha.aspx?p0=cortazar:238&utm_medium=buscador&utm_campaign=tematicos&utm_source=fjm_julio%20verne

Julio Verne

María Rodríguez 689 ~ lunes 6 de marzo de 2017



Julio Verne entendió el potencial del conocimiento y la tecnología en el camino de la abundancia y lo convirtió en un género de masas: la ciencia ficción.
Ya de niño apuntaba maneras. Con 11 años, Julio Verne se enamoró de una prima suya y para impresionarla, se enroló en un barco rumbo a la India de grumete, con el pretexto de conseguirle un collar de coral. La aventura fue rápidamente abortada por su padre, el pequeño Verne duramente castigado y la prima salió rana y se casó con otro por su dinero.
Los elementos de esta pequeña historia serían una constante durante toda su vida. Nunca se llevó bien con su padre, que no aprobaba sus inquietudes profesionales; aunque mantuvo una relación de cariño y respeto por su mujer, se dice que nunca la quiso realmente, y casi todas las biografías hablan de que no fue más que un «matrimonio conveniente»; pero por muy conveniente que fuera su matrimonio, no le libró de trabajar, algo que le hacía feliz siempre que el trabajo le permitiera dos cosas: escribir y viajar.
Lo único que su progenitor no le impidió nunca, quizá porque desconocía su verdadero propósito fue leer. Se licenció en derecho por imposición pero durante toda su vida devoró todo tipo de publicaciones sobre biología, antropología, geología, geografía, física, matemáticas y también novelas.
Lo genial de Julio Verne fue que supo darse cuenta de que le había tocado vivir en el momento de estallido tecnológico de la humanidad y que eso podía llevar a cosas maravillosas. Aunque nunca tuvo un trabajo relacionado con la ciencia ni se educó formalmente en ninguna disciplina científica tenía una intuición fascinante para saber lo que era técnicamente posible en un estado más avanzado de la ciencia.
Se ganó el respeto y la admiración de muchos científicos de la época porque nunca escribió nada que no fuera factible dadas unas circunstancias determinadas que ningún científico podía negar que no fueran a ser posibles en un futuro relativamente cercano.
Gracias a eso, a su tenacidad y a su increíble imaginación recibió lo que se merecía: pudo vivir de escribir sus historias. A cambio, el mundo recibió de él una serie de novelas que enseñaban que un mundo mejor era posible, gracias a la tecnología.
Verne imaginó y plasmó en sus novelas, antes de que existieran: el submarino, las naves espaciales, los motores eléctricos, el helicóptero, los coches a gas, la videoconferencia y los noticieros televisados (en un artículo de 1889), el transatlántico, el ascensor e incluso algo muy parecido a Internet.
Puede decirse que parte del mérito fue del editor P. J. Hetzel, que se comprometió a pagarle 20.000 francos al año durante 20 años a cambio de dos obras anuales. Las novelas se publicaban por entregas en la Magazine d’éducation et de récréation, dentro de la serie Viajes extraordinarios y fueron desde el primer momento un éxito total. Cuando se publicaba La vuelta al mundo en 80 días los lectores llegaron a hacer apuestas (como en la misma novela) a favor y en contra de que Phileas Fogg lograra su hazaña.
Ya con 60 años, se implicó activamente en la política local de su ciudad (Amiens), fue elegido como concejal y fomentó numerosos cambios. Hablante de esperanto, en sus últimos años fue elegido presidente de la asociación esperantista de Amiens y comenzó un libro en el que el esperanto tendría un lugar importante, La impresionante aventura de la misión Barsac. Murió antes de terminarlo. Su hijo siguió publicando las obras que habían quedado en casa, aunque parece que modificando y completando las inconclusas porque en La impresionante aventura de la misión Barsac toda referencia al esperanto fue eliminada.
Desde 1979 es el autor más traducido del mundo.

«Julio Verne» recibió 4  desde que se publicó el lunes 6 de marzo de 2017 dentro de la serie «Genealogía de la abundancia» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.
Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.


Qué bueno, María. Te voy a traer la copia que tengo de la tesis de mi madre, se llama “El Discurso Pedagógico de Julio Verne en los Viajes Extraordinarios”. Dice en ella que probablemente lo que se hable en el Nautilus es Esperanto  Creo que os puede interesar mucho; desmenuza los valores que transmite su obra; estimo que un 80% indianos, y repasa también aspectos problemáticos (¡incluidos ramalazos antisemitas!). Su entusiasmo progresista tiene su advertencia dilemática. Pensad en cómo terminan las máquinas e invenciones. Explica que su obra tiene un curriculum educativo explícito, y otro oculto. Trata bastante el carácter iniciático de sus viajes. Y lo que os insisto siempre: los humanos no somos lineales sino que tenemos psiques complejas: fue un hombre de derechas, y a la vez, un libertario frustrado.

Qué bueno! Ganas de leerlo!! Mándanoslo anda!!
Pero una cosa, Verne no era de un partido radical liberal tipo Georges Martin? Eso era la «izquierda burguesa» de la época, aunque en Amiens imagino que sería más burguesa que izquierda, pero en todo caso… qué duda puede quedar después de leer a Verne de que la burguesía decimonónica tuvo un ala progresista que realmente creía que impulsaría la sociedad hacia la abundancia?

Claro, se supone que el Capitán Nemo era él mismo o al menos quería a través de Nemo, explicar cómo se sentía. Deseando leer esa tesis, gracias!!!
Exacto, Capitán Nemo era lo que querría!!!

Deja un comentario